lunes 08.03.2021
Subbética Hoy

SANIDAD

La Unidad de Ginecología y Obstetricia del Área de Gestión Sanitaria Sur de Córdoba extrema las precauciones en cada fase del embarazo durante el contexto de Covid-19

Paritorio de Área de Gestión Sanitaria del Sur de Córdoba
Paritorio de Área de Gestión Sanitaria del Sur de Córdoba
La Unidad de Ginecología y Obstetricia del Área de Gestión Sanitaria Sur de Córdoba extrema las precauciones en cada fase del embarazo durante el contexto de Covid-19

La Unidad de Gestión Clínica de Ginecología y Obstetricia del Área de Gestión Sanitaria Sur de Córdoba ofrece una atención integral a la mujer durante el proceso de embarazo, parto y puerperio en condiciones de máxima seguridad frente a la COVID-19, mediante protocolos y procedimientos que permiten garantizar que tanto el seguimiento como la atención directa en este importante periodo para las familias se desarrolle con el menor riesgo posible de contagio.

De esta forma, los profesionales de la Unidad -tanto en los centros de Atención Primaria como en el Hospital Infanta Margarita- mantienen la planificación habitual de citas y controles que precisan las mujeres durante el embarazo, asegurando en todo momento que se lleven a cabo en base a las medidas de prevención establecidas en el sistema sanitario para la atención directa en contexto de pandemia.

Para ello es fundamental la coordinación entre el equipo hospitalario y la Atención Primaria, que se ocupa de dar cuenta de manera diligente de aquellas mujeres en seguimiento de embarazo que se contagian, por lo que se activan en torno a ellas todos los protocolos específicos para continuar con la atención sanitaria que precisan de la manera más segura posible, tanto para ellas como para sus familiares y los profesionales que las asisten.

Antes del ingreso para el parto se realiza PCR a las pacientes y, en caso de que el resultado sea positivo, tanto el equipo sanitario como ella y la persona que elija para acompañarla en todo momento se someten a un estricto protocolo de seguridad que comienza desde su propia llegada al centro, con itinerarios y zonas específicas para su estancia, y continúa con medidas de prevención acordes a esta situación (mascarilla y equipos de protección individual -EPI-), la disposición de un paritorio exclusivo y la reserva de dos habitaciones en la que la puérpera y acompañante deberán estar confinados hasta su alta. Una vez en el domicilio deberán continuar con la cuarentena preceptiva.

La Unidad de Ginecología y Obstetricia también ha adaptado otros aspectos de su actividad habitual con el fin de que la atención a las embarazadas, lactantes y recién nacidos se realice en un contexto de máxima seguridad. Por un lado, y en colaboración con la Unidad de Comunicación del Área, se editó un vídeo para suplir la imposibilidad de llevar a cabo la iniciativa ‘Junto a ti’, una visita guiada para que las embarazadas conozcan tanto las instalaciones del hospital como el procedimiento que han de seguir cuando llegue el momento de dar a luz. Un trabajo audiovisual que, por medio de las profesionales de Atención Primaria, se hace llegar a las usuarias del programa de preparación al parto con el objetivo de que conozcan todos estos aspectos.

Por último, en el propio hospital se realiza a los bebés la prueba del talón que habitualmente se lleva a cabo en los centros de salud y que, a fin de evitar desplazamientos, contacto interpersonal y exposiciones innecesarias queda hecha antes de regresar al domicilio.