jueves 04.03.2021

OBRAS EN LUCENA

La 'historia interminable' de las obras del nuevo edificio del Instituto Nacional de la Seguridad Social de Lucena, iniciadas en 2012 y paralizadas desde 2014

El ayuntamiento espera que el Ministerio de Inclusión y Seguridad Social licite este año las obras, una vez concluida la redacción del proyecto y después de que los sucesivos gobiernos de España hayan mantenido las obras paralizadas

 edificio inss
Estado actual del edificio
La 'historia interminable' de las obras del nuevo edificio del Instituto Nacional de la Seguridad Social de Lucena, iniciadas en 2012 y paralizadas desde 2014

Hace casi nueve años desde que se iniciaron las obras del nuevo edificio del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) de Lucena y por el momento el ayuntamiento sigue sin noticia sobre cuándo y cómo tendrán continuidad los trabajos de este inmueble, cuya estructura se levanta, impasible, entre las calles Zagrilla, Carcabuey y Montilla.

A finales de 2019 el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones puso en marcha la licitación de la redacción del proyecto y dirección de las obras que quedan por ejecutar. El pliego establecía un precio de licitación de 240.000 euros más IVA y un plazo de cuatro meses para la presentación de ofertas, que se cerraba el 26 de noviembre. El contrato fue adjudicado a la arquitecta madrileña Iciar Rodríguez López el 15 de mayo del pasado año por un importe de 105.600 euros más impuestos, sensiblemente inferior al de la licitación, quedando formalizado un mes más tarde. El contrato estipulaba un plazo máximo de ejecución de 4 meses para la fase de redacción, por lo que ya debería estar en fase de supervisión por los servicios técnicos del Ministerio.

César del Espino, concejal de Obras y Servicios Operativos, señalaba esta semana que por el momento el ayuntamiento no ha sido informado de nuevos movimientos en torno a este proyecto, aunque destacaba la importancia de que los trabajos continúen lo antes posible.

Ahora el ayuntamiento espera a que durante este año pueda completarse la última y definitiva licitación y contratación, en este caso la de las obras pendientes, que podrían contar con un plazo de ejecución de 18 meses, por lo que la ejecución de este inmueble sumará más de una década para su conclusión y más de 15 años desde que el INSS compró los terrenos.

UN POCO DE HISTORIA

La construcción de este edificio va camino de convertirse en una de las más dilatadas en el tiempo en la historia reciente de Lucena. Su origen se remonta a mediados de 2004, cuando el Instituto Nacional de la Seguridad Social se interesó por el solar en el que se ubican las obras para acabar con la dispersión de sus servicios comarcales. Los terrenos fueron valorados por el Ayuntamiento de Lucena en 941.184 euros. La operación se cerró en 2005.

Fue a finales de 2009 cuando el INSS solicitó a la Gerencia Municipal de Urbanismo licencia de obra mayor para iniciar la construcción del nuevo centro. Hubo que esperar hasta el 26 de mayo de 2012 para que las obras se adjudicasen a la Unión Temporal de Empresas (UTE) formada por las constructoras madrileñas Rampe S.A. y Racorpa S.L. tras presentar una mejor oferta de 3.309.491 euros, que rebajaban sustancialmente el coste de esta infraestructura, que salía con un precio base de licitación de 7.440.380 euros. Los adjudicatarios firmaron un plazo de ejecución de 22 meses, por lo que el edificio tendría que haber estado acabado en 2014.

Sin embargo las obras quedaron paralizadas en 2013 tras la huída del director de las mismas y de la empresa adjudicataria, haciendo necesaria la resolución administrativa de los contratos vinculados con el edificio con un nivel de ejecución de algo más del 19 por ciento y un coste de 1,1 millones de euros. 

Una vez concluidos los trámites de liquidación se procedió a la realización de los trámites necesarios para una nueva contratación de los servicios de redacción del proyecto y de dirección de la obra pendiente de ejecución antes mencionados.

El coste de la obra restante, incluidos los trabajos de dirección, ascendería a casi 5 millones de euros más, según las últimas estimaciones publicadas.