domingo 13.06.2021
Subbética Hoy

EMBALSE DE IZNÁJAR

La CHG se niega a un trasvase de agua desde el embalse de Iznájar a Antequera para el regadío

El organismo prevé que la situación en la cuenca podría ser de "emergencia" para el regadío a partir de septiembre
embalse pantano iznájar
Embalse de Iznájar
La CHG se niega a un trasvase de agua desde el embalse de Iznájar a Antequera para el regadío

El presidente de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG), Joaquín Páez, ha señalado que por parte de la CHG y del Gobierno central se han "tenido conversaciones con la Junta Andalucía fluidas" sobre si puede hacerse un trasvase desde la cuenca del Guadalquivir a la comarca de Antequera, en concreto desde el embalse de Iznájar.

"Eso no puede ser y no va a ser", según ha subrayado en rueda de prensa en Córdoba, añadiendo que "los trasvases no se deciden en una mesa", sino que "se deciden en el campo, en el terreno, viendo los consumos, viendo si hay pérdidas en el transporte de un 40 o un 50 por ciento en alguno de los municipios, y viendo muchas otras cosas".

De este modo, en la CHG no se niegan "a ese trasvase", pero lo que sí piden "es un estudio técnico sobre si ese trasvase ha de tener lugar, en qué condiciones y, desde luego, no van a ser más de cinco hectómetros cúbicos", sino que "van a ser 4,99, si lo fueran, y además van a ser exclusivamente para abastecimiento", pues no habrá "ni una sola gota de agua que vaya a salir del Guadalquivir para regar otra cuenca", sencillamente porque la del Guadalquivir es "una cuenca deficitaria".

En este sentido, Páez no no descarta que, a partir de finales del inminente verano o principios del próximo otoño, en torno al mes de septiembre, se pueda dar una situación de "emergencia" en la cuenca, que afectaría al regadío pero no al abastecimiento para consumo humano, aclarando que "para declarar la sequía tiene que darse la condición de que aparezcan dos meses seguidos de emergencia".

En este contexto, en la CHG calculan, deseando Páez que "sea una equivocación", que "el principio del otoño y el final del verano van a ser críticos si no hay aportaciones, si no hay precipitaciones, pero en ese caso sería algo que afectaría al regadío en la cuenca, mientras que el abastecimiento está garantizado para el consumo humano".