sábado 11.07.2020

AYUDA A DOMICILIO

LUCENA: La plantilla del servicio de ayuda a domicilio anuncia movilizaciones tras retirarse del nuevo pliego de licitación varias cláusulas de mejora de sus condiciones laborales

Protesta de personal de Ayuda a Domicilio en el pleno municipal hace unos meses
Protesta de personal de Ayuda a Domicilio en el pleno municipal hace unos meses
LUCENA: La plantilla del servicio de ayuda a domicilio anuncia movilizaciones tras retirarse del nuevo pliego de licitación varias cláusulas de mejora de sus condiciones laborales

Las trabajadoras y trabajadores del Servicio de Ayuda a Domicilio de Lucena anuncian movilizaciones contra el ayuntamiento. Así se lo han hecho saber a todos los grupos políticos municipales ante la inminente aprobación del pliego de condiciones por el que se regulará el concurso público para la adjudicación del servicio para los próximos años, un pliego que este martes estaba previsto que pasara por el pleno por vía de urgencia pero que, finalmente, quedó sobre la mesa, al contar con un informe jurídico en contra, según revelaron ayer fuentes del PP en el consistorio lucentino.

La retirada da un margen de tiempo extra para negociar. Y es que, a juicio de los empleados, dicho pliego no recoge una serie de cláusulas pactadas con el colectivo que permitirían mejorar sus condiciones salariales y de trabajo.

En la carta entregada a cada grupo municipal, los trabajadores muestran “nuestro disgusto y malestar" tras ver que el pliego que se iba a someter a dictamen del pleno no recogía los “compromisos políticos” alcanzados en las reuniones previas, relativos “a una subida salarial del 2,5 % sobre el sueldo, la implementación de un complemento salarial del 60% al 75% a percibir desde el primer día de baja por incapacidad temporal o de un descanso de 15 minutos tras cada 4 horas de trabajo continuado”.

Los trabajadores se preguntan “dónde están esos compromisos en el nuevo pliego” y “a que obedecen las prisas por sacar esta licitación cuando están paralizadas todas las adjudicaciones de España” y advierten que “si esto no se rectifica actuaremos en consecuencia”. Representantes de los 180 trabajadores de este servicio han indicado hoy a este periódico que "estamos dispuestos a llegar con nuestras protestas hasta donde nos permita la ley y el actual estado de alarma" y esperan que la retirada del pleno del martes del nuevo concurso público ofrezca un tiempo extra para negociar el mantenimiento en el articulado de la licitación "de compromisos políticos que llevamos trabajando desde hace más de un año y que redundan tanto en el bienestar de los auxiliares de ayuda a domicilio como de los usuarios del servicio".

La primera movilización llegó en el pleno celebrado este martes. Ante la imposibilidad de acudir al mismo para mostrar su disconformidad –como ya hicieron hace unos meses y tenían intención de repetir– al celebrarse la sesión de forma telemática, varios empleados llenaron de comentarios los espacios de participación que ofrecía el canal de Youtube por el que se emitía en directo la sesión.
 

PÉREZ APELA A LA IMPOSIBILIDAD LEGAL DE INCLUIR ALGUNAS PETICIONES

Ayer el alcalde, Juan Pérez, volvía a reiterar “desde el ayuntamiento siempre ha habido sensibilidad hacia las peticiones de los empleados de este servicio, pero una cosa es la voluntad del equipo de gobierno y el resto de grupos políticos y otra la realidad que marcan las sentencias judiciales”.

Según Pérez “hay un informe del Secretario que dictamina que tres de las cláusulas incluidas, precisamente en mejora de las condiciones de los trabajadores, podrían ser motivo de impugnación del pliego”, por lo que se optó por volver a retrasar la aprobación del mismo para intentar alcanzar un acuerdo definitivo sobre su contenido en el transcurso de las reuniones que el equipo de gobierno mantendrá la próxima semana con el resto de grupos, para no retrasar más el proceso y con la voluntad de que el servicio cuente con un nuevo adjudicatario antes de que acabe el año.

Pérez recordó que la licitación anterior, que sí incluía el tipo de medidas pretendidas por la plantilla, ya fue “tumbada judicialmente”, obligando a reiniciar el procedimiento desde cero.

Comentarios