Lunes 10.12.2018

LUCENA: La nueva ordenanza de contaminación acústica prohibe hacer ruido durante la siesta estival

En el periodo comprendido entre los días 1 de mayo al 30 de septiembre, se prohíbe la emisión de ruidos los días laborables en horario desde las 15:00 horas hasta las 17:00 horas de la tarde.

La ordenanza prohibe hacer ruido durante la siesta
La ordenanza prohibe hacer ruido durante la siesta
LUCENA: La nueva ordenanza de contaminación acústica prohibe hacer ruido durante la siesta estival

A la tercera fue la vencida y la corporación municipal de Lucena aprobaba inicialmente y por unanimidad la Ordenanza Municipal que regulará la contaminación acústica en el conjunto del término municipal.

La ordenanza sustituye a la anterior, que había quedado sin vigor tras la aprobación del Reglamento de Protección contra la Contaminación Acústica de Andalucía.

La nueva ordenanza municipal está dividida en 5 títulos y 55 artículos y viene a dar respuesta a estas competencias que establece la normativa andaluza.

En su extenso articulado destaca el Artículo 28, sobre determinación de horarios, que prohíbe la emisión de "cualquier ruido y vibración que moleste o altere el descanso para el caso de días laborales, de lunes a sábado, en el horario comprendido entre las 23:00 y las 07:00 horas o de 01:00 horas a 09:00 horas en caso de domingos y festivos.

Del mismo modo, en el periodo comprendido entre los días 1 de mayo al 30 de septiembre, se prohíbe la emisión de ruidos los días laborables en horario desde las 15:00 horas hasta las 17:00 horas de la tarde, institucionalizando así el periodo de la siesta estival. En este sentido, IUCA indicó que su propuesta era aún más ambicioso, persiguiendo sin éxito que el horario de descanso en verano se extendiese una hora más, hasta las seis de la tarde.

La ordenanza establece muy pocas excepciones a estos periodos en los que se prohibe hacer ruido, entre las que figura la actuación de los servicios municipales de limpieza viaria y los de recogida de basuras, que en distintas ocasiones han recibido la crítica ciudadana por el ruido que generan barredoras y sopladoras desde primeras horas de la mañana en las calles de casco urbano o los camiones dedicados a la recogida de residuos sólidos urbanos durante la noche.

La ordenanza queda ahora supeditada a posibles alegaciones ciudadanas antes de su aprobación definitiva. Según expuso el concejal de Urbanismo, José Cantizani, la ordenanza tiene como objetivo principal "garantizar la buena convivencia ciudadana y que las empresas adecuen su actividad a esta normativa".