Sábado 24.08.2019
Subbética Hoy

PATRIMONIO

LUCENA: La Junta discrepa sobre la metodología de excavación en la Cueva del Ángel y el ayuntamiento pedirá un informe externo

Son según el alcalde “diferencias técnicas” con el equipo que dirige Cecilio Barroso, que han sembrado dudas en la propia corporación municipal, por lo que el alcalde expondrá a los portavoces municipales su intención de contratar “los servicios de un agente externo, no contaminado por todo este proceso”
Excavaciones en la sima de la Cueva del Ángel
Excavaciones en la sima de la Cueva del Ángel
LUCENA: La Junta discrepa sobre la metodología de excavación en la Cueva del Ángel y el ayuntamiento pedirá un informe externo

Las diferencias entre los técnicos de Cultura y Patrimonio Histórico de la Junta de Andalucía y el equipo director de los trabajos de investigación de la Cueva del Ángel han alcanzado su máxima expresión en la reunión que la pasada semana mantuvieron en Sevilla una delegación municipal formada por el alcalde, Juan Pérez, y los portavoces de los distintos grupos políticos municipales con la directora general de Patrimonio Histórico y Documental, Mar Sánchez Estrella y su equipo técnico para analizar la situación de este yacimiento arqueológico, después de que la administración andaluza desestimara hace unas semanas conceder autorización para el nuevo proyecto de investigación de seis años presentado por la Fundación Instituto de Investigación y Evolución Humana y avalado por el consistorio lucentino, bajo la dirección del profesor Cecilio Barroso, quien ha estado ligado a este yacimiento desde hace dos décadas.

El alcalde confirmó que desde Patrimonio se mantienen serias discrepancias sobre la idoneidad del procedimiento y metodología de excavación utilizado por el equipo dirigido por Cecilio Barroso en las dos campañas precedentes, así como sobre la calidad de las memorias presentadas o cuestiones meramente administrativas como la obligada entrega de los materiales extraídos para su certificación e inventariado.

Son según Pérez “diferencias técnicas” que han sembrado dudas en la propia corporación municipal, por lo que la próxima semana el regidor lucentino convocará a los portavoces a una nueva reunión en la que les expondrá su intención de contratar “los servicios de un agente externo, no contaminado por todo este proceso”, que dictamine “cómo se han hecho las cosas hasta ahora, dónde estamos y hacia dónde deberíamos ir”.  

Así, aunque Pérez mostro su “total confianza en el trabajo que viene realizando Barroso”, al que definió como “un profesional con una categoría incuestionable”, adelantó que “ante las distintas opiniones manifestadas considero que lo correcto es contar con una opinión externa”, teniendo siempre como premisa salvaguardar la correcta investigación y protección de este yacimiento paleolítico enclavado en las faldas de la Sierra de Aras, cuyo potencial es considerado por los mismos técnicos de la Junta como “similar al de Atapuerca”.

Juan Pérez reveló que los técnicos de Patrimonio consideran que “las técnicas de excavación no son las adecuadas” y “podrían haber resultado muy agresivas”, asegurando que “pese a existir autorización para excavar una profundidad máxima de un metro se habrían alcanzado los 2,5 metros”, visión que según el regidor lucentino contrasta con la del equipo de investigación de Barroso, que asegura que “no se sobrepasaron los 15 centímetros”, lo que ha hecho que algún técnico incluso hablase de “expolio” del yacimiento.

Además, según Juan Pérez, los técnicos entienden que no se observaron las adecuadas medidas de prevención de la Seguridad y Salud de los participantes en las excavaciones en la sima, que “incluso resultaron peligrosas” a juicio de quienes visitaron la intervención en su día y también se argumenta la falta de algunos de los materiales que se relacionan en la memoria. Sobre estas dos cuestiones, Pérez indicó que con posterioridad al primer año de excavación, en la sima se mejoraron ostensiblemente las medidas de seguridad a petición del propio equipo de Barroso y que los materiales no entregados son huesos que se conservan a bajas temperaturas en el laboratorio de la Fundación como parte de un banco de ADN que ya ha permitido desarrollar importantes investigaciones a nivel nacional e internacional.

Comentarios