Martes 11.12.2018

HACIENDA MUNICIPAL

LUCENA: El Ayuntamiento cerró el año 2017 con un superávit de 2,3 millones de euros y remanente positivo de casi un millón de euros más

El informe de Hacienda arroja un remanente de tesorería positivo de 961.000 euros con un estado de ejecución del presupuesto del 89,6%

Vista aérea del Ayuntamiento de Lucena y casco urbano de la ciudad
Vista aérea del Ayuntamiento de Lucena y casco urbano de la ciudad
LUCENA: El Ayuntamiento cerró el año 2017 con un superávit de 2,3 millones de euros y remanente positivo de casi un millón de euros más

El ayuntamiento de Lucena cerró el ejercicio presupuestario 2017 con un superávit de 2,3 millones de euros y un remanente liquido de tesorería positivo, que alcanzó los 961.672 euros.

La delegada de Hacienda y Régimen Interior, Araceli Bergillos, presentaba esta mañana los principales datos del cierre presupuestario, indicando que los buenos datos económicos "prácticamente coinciden con los resultados de la revisión catastral llevada a cabo el pasado año", que supusieron unos ingresos extraordinarios de 1,8 millones de euros de exceso sobre las previsiones incluyendo tanto el IBI de naturaleza urbana como el rústico. Así,el Consistorio lucentino reconoció derechos de cobro por importe de 44,8 millones de euros sobre un presupuesto inicial aprobado de 39,2 millones de euros.

En cuanto al capítulo de gastos, el informe elaborado por la Delegación de Hacienda fija en un 89,6% su grado de ejecución, con partidas como la de servicios y gastos corrientes o personal ejecutados en torno al 95% frente a un gasto menor de lo previsto en áreas como la de inversiones, que solo llegó al 51% de lo previsto, dado que parte de esas inversiones se están llevando a cabo en estos primeros meses de 2018.

Bergillos ha indicado que el Ayuntamiento de Lucena cumplió en 2017 todos los parámetros exigidos por el ministerio de Hacienda y volvió a rebajar la deuda viva que mantiene con entidades financieras, que a a fecha de 31 de diciembre se fijaba en 13,4 millones de euros, 1,6 millones de euros menos que en el año precedente.

Así las cosas, el nivel de endeudamiento de la institución municipal alcanza un 36,36% de los ingresos corrientes, lejos del 110% que establece como máximo la ley, lo que, según Bergillos, permitirá al ayuntamiento acudir al crédito para desarrollar diferentes actuaciones o servicios si ello fuese necesario.

La liquidación presupuestaria también relaciona las deudas que otras administraciones mantienen con el ayuntamiento de Lucena, entre las que destacan los 269.000 de la Junta de Andalucía, correspondientes a los adeudos del SAE por el uso de las instalaciones de Los Santos, sujetos ya a una sentencia judicial que obliga a la administración andaluza al pago; 66.000 euros del Gobierno Central correspondientes aún al programa de Obras FEDER, 70.000 euros del programa de Ciudades Medias y cantidades menores de la Diputación Provincial correspondientes a programas culturales como la Semana del Teatro.

A LA ESPERA DE HACIENDA PARA DAR DESTINO AL SUPERÁVIT

La delegada de Hacienda ha informado que en estos momentos los ayuntamientos siguen a la espera de que el Ministerio de Hacienda concrete el uso que desde los consistorios se puede hacer tanto del superávit como del remanente de tesorería. “El ministro Montoro ha anunciado cierta flexibilización tras negociar con la FEMP, pero hasta que no conozcamos el Decreto Ley no podemos detallar cuánto dinero y en qué inversiones podremos emplearlo”, ha comentado Bergillos, quien se ha mostrado confiada en que “ahora que ya ha superado el ayuntamiento el plan de ajuste, sería una buena noticia que nos dejara el Gobierno invertir ese dinero, que es de Lucena, en demandas de los vecinos de Lucena”.

En este sentido, la concejala de Hacienda ha adelantado que, a falta de conocer esos detalles, el equipo de gobierno ya trabaja en un plan de actuaciones que se deberá consensuar con el resto de grupos políticos. Así ha avanzado que se propondrán nuevas inversiones en Casa Tejada –unos 200.000 euros–, adaptar el CEIP Nuestra Señora de Araceli para la construcción del comedor –entre 35.000 y 50.000 euros–, la creación de nuevos espacios verdes y parques infantiles como el proyectado en la calle Sevilla o la nueva EDAR para reutilizar el agua depurada para el riego de jardines. Parte de estas actuaciones ya estaban contempladas con cargo a otras partidas durante el presente ejercicio económico.

PRESUPUESTO PARA 2018

Respecto al presupuesto municipal para 2018, actualmente suspendido hasta que se de respuesta a la media docena de reclamaciones presentadas por el sindicato USO, Araceli Bergillos ha señalado que el equipo de gobierno "tendrá hoy el informe jurídico que faltaba y que solicitó el PP", por lo que "esta misma semana" podría convocarse el pleno para dar respuesta a las alegaciones y activar el nuevo presupuesto. 

Entre tanto el consistorio sigue trabajando con presupuesto prorrogado de 2017. Según Bergillos "en el gasto corriente de diario no se nota tanto, pero en las inversiones sí".

Bergillos ha negado que desde la delegación de Hacienda se haya desatendido alguna obligación en la redacción del documento económico: "Las alegaciones estaban previamente informadas por los técnicos. Se puede alegar lo que se quiera, otra cosa es que se estimen las alegaciones, aunque lo cierto es que están retrasando la entrada en vigor del presupuesto y ponen palos en las ruedas" por lo que la edil socialista mantuvo sus dudas sobre la motivación real de estas alegaciones. 

Respecto a la aplicación de la Valoración de Puestos de Trabajo (VPT), a la que se pretende vincular ahora la productividad, núcleo principal de las reclamaciones de USO, Bergillos indicó que "la nueva VPT no la ha visto nadie, salvo que se haya filtrado. USO defiende la productividad pero hace unos años no estaba, por lo que este concepto puede mantenerse, modificarse o eliminarse". La edil de Hacienda indicó que la VPT "se ha hecho para toda la plantilla municipal y será cuando toda la plantilla la conozca cuando puedan decidir". Respecto a la posibilidad de la VPT no pueda aplicarse finalmente este año debido a las restricciones que mantiene el Ministerio de Hacienda sobre las entidades locales, Bergillos indicó que "esto no tiene porqué ser un problema".

Comentarios