Domingo 22.09.2019
Subbética Hoy

PATRIMONIO

CABRA: La Junta protege en Ara de Bacauda iniciando el procedimiento de declaración de Bien de Interés Cultural

Ara de Bacauda
Ara de Bacauda
CABRA: La Junta protege en Ara de Bacauda iniciando el procedimiento de declaración de Bien de Interés Cultural
La Junta de Andalucía ha iniciado el procedimiento de declaración de Bien de Interés Cultural (BIC) del ara que demuestra que Cabra (Córdoba) fue sede episcopal en el siglo VII y que le dota de protección 31 años después de la apertura de un expediente que no llegó a culminarse.

La delegada provincial de Cultura y Patrimonio Histórico en Córdoba, Cristina Casanueva Jiménez, ha informado hoy en rueda de prensa que la decisión, adoptada en la Comisión Provincial de Patrimonio, es consecuencia del expediente sobre la legalidad de las obras llevadas a cabo en la Parroquia de Nuestra Señora de la Asunción y Ángeles, también en Cabra, que afectaba al traslado e intervención sobre el ara.

Como consecuencia de esta acción, motivada por la denuncia pública de un particular, se comprobó, que el ara del obispo Bacauda, que, según el informe en el que se ha basado la decisión de la Comisión de Patrimonio, fue descubierta en 1550 de manera casual en el paraje denominado El Campillo y reutilizada como soporte pila bautismal, precisó la delegada, desde el siglo XVI en la iglesia de San Juan Bautista del Cerro.

Casanueva destacó que la Administración autonómica ha actuado en un "tiempo récord" para proteger esta pieza arqueológica "de gran valor histórico y artístico" y que, según el informe técnico, es "un testimonio epigráfico de consagración de la basílica de Santa María en el siglo VII y por su relación con la sede episcopal de Egabrum".

También lamentó que quedase sin resolver la tramitación que se inició en 1988 sobre el templo de San Juan Bautista del Cerro, donde se conservaba la pieza, lo que le hubiera dado protección al ara.

Se trata de una piedra caliza, en origen utilizada en época romana, de 1,32 por 0,42 metros y treinta centímetros de ancho, reutilizada en época visigoda, con inscripciones realizadas en el siglo VII sobre la fundación y consagración de una basílica por el obispo Bacauda en Egabro el 31 de mayo de 660.

La delegada señaló que del análisis de la pieza, realizada tras su intervención en julio, no se ha constatado ningún daño, pese a haber sido trasladada desde San Juan Bautista del Cerro a Nuestra Señora de la Asunción y Ángeles, donde la Junta sigue investigando las obras, al ser en este caso un monumento catalogado como BIC, y lugar en el que fue reubicada como parte del altar.

La Junta, que ya ha devuelto la pieza a su propietario, el Obispado de Córdoba, ha recomendado la restauración de una grieta de quince mililímetros, que en la denuncia se achacó a la obra, pero que fotografías de 1997 y 1998 constatan que es anterior.