Viernes 20.09.2019
Subbética Hoy

CABRA: 30 personas han participado en simulacro de emergencia y evacuación en el Hospital Infanta Margarita

Alrededor de 30 participantes han hecho posible este ejercicio que ha servido para evaluar la coordinación y procedimientos en caso de emergencia y evacuación.

CABRA: 30 personas han participado en simulacro de emergencia y evacuación en el Hospital Infanta Margarita

El Hospital Infanta Margarita, centro del Área de Gestión Sanitaria Sur de Córdoba, ha llevado a cabo un simulacro de emergencia y evacuación en el que han participado unas 30 personas entre profesionales de distintas categorías, así como agentes externos.

Las actuaciones llevadas a cabo han sido coordinadas por la Unidad de Prevención de Riesgos Laborales y tienen como objetivo de la identificación de puntos de mejora en las pautas de actuación en caso de emergencia interna dentro del centro, así como la mejorar el nivel de integración y de coordinación de todos los agentes tanto internos como externos, implicados en la respuesta ante una situación real.

El simulacro comenzó sobre las 12.30 horas en la 1ª planta del Hospital Comarcal, concretamente en el servicio de Cocina, en el que se generó una situación de emergencia, que, una vez activada la alerta, puso en marcha las pautas de actuación preestablecidas en el Plan de Autoprotección del centro, orientadas al control de la situación, que generó la evacuación de los profesionales de este servicio. Para ello, se ha contado con la colaboración de distintos observadores que han evaluado cada uno de los aspectos desarrollados en relación a las secuencias preestablecidas, valorando posibles mejoras a incluir en el Plan de Autoprotección, de modo que el ejercicio se aproveche no solamente para optimizar el nivel de respuesta sino también para facilitar el proceso de mejora continua en relación al contenido del Plan de Autoprotección del centro. En esta ocasión concreta, entre otros aspectos se ha considerado de interés evaluar la respuesta de los/as profesionales del servicio de Cocina ante el disparo del sistema de extinción automática existente en el citado servicio, dado que aunque los/as citados profesionales disponen no solamente de señalización específica en la zona sino también de instrucciones claras al respecto, se ha considerado especialmente importante observar la reacción durante un ejercicio que pretende asemejar lo más posible a una situación real.

El objetivo del Plan de Autoprotección del centro es dar respuesta a distintas situaciones de emergencia que puedan producirse, como inundación, incendio, o terremoto, entre otras; así como marcar las pautas de actuación en casos de emergencia interna, de modo que las secuencias de respuesta estén aprendidas y mecanizadas para que no haya dudas en su ejecución.

Una vez concluido el simulacro, los responsables del equipo de coordinación, junto con el resto de participantes, realizan una reunión posterior para valoración y preanálisis de incidencias, que tiene como finalidad obtener información muy valiosa para un posterior análisis más detallado de las secuencias desarrolladas durante el ejercicio. En base a la normativa vigente aplicable y como marca la ley de prevención de riesgos laborales, los simulacros de emergencia se han de realizar de forma periódica y al menos de forma anual en centros como el Hospital Infanta Margarita de Cabra, para ello cada año diversos profesionales del Área de Gestión Sanitaria Sur de Córdoba reciben formación a distintos niveles (básico, especializado o de dirección) sobre las actuaciones a realizar en caso de emergencias como la tratada en esta ocasión.  Previamente y de forma paralela al desarrollo del ejercicio, la Unidad de Prevención de Riesgos Laborales aplica un protocolo encaminado a minimizar cualquier riesgo asociado al mismo, con objeto de evitar sucesos adversos no deseados. Lo que puede parecer un simple ejercicio, conlleva por tanto un intenso trabajo en las semanas previas de intercambio de información, coordinaciones, solicitud de permisos, etc. que culmina con el desarrollo del ejercicio en las mejores condiciones posibles de seguridad tanto para profesionales, como para los usuarios del centro, interfiriendo lo mínimo posible en el normal funcionamiento de este.