• Miércoles, 13 de Diciembre de 2017

SANIDAD

CABRA: El Hospital Infanta Margarita renueva el certificado de Gestión de la Seguridad Alimentaria

Especialistas han supervisado todos y cada uno de los procesos que se siguen desde la recepción de los productos hasta que los platos llegan cocinados a las habitaciones de los pacientes.

El Hospital Infanta Margarita de Cabra (Córdoba) ha obtenido de nuevo el certificado de Gestión de la Seguridad Alimentaria conforme a la norma ISO-22000, documento cuya renovación es necesaria cada tres años, refrendando así que el proceso de manipulación y elaboración de los alimentos que se sirven a los usuarios se realiza con las máximas garantías y requisitos.

Según ha indicado la Junta en una nota, ISO-22000 se constituye como la norma de referencia a nivel internacional para que las organizaciones establezcan una herramienta de gestión efectiva que les permita mitigar los riesgos de seguridad alimentaria. Esto permitirá reducir costes gracias a la aplicación de unos sistemas de gestión más eficientes y actuaciones de mejora continua en las actividades de la organización.

Este estándar internacional certificable, especifica los requisitos para un Sistema de Gestión de Seguridad Alimentaria, mediante la incorporación de todos los elementos de la Buenas Prácticas de Fabricación (GMP) y el Sistema de Análisis de Peligros y Puntos de Control Crítico (Appcc), junto a un sistema de gestión adecuado, que permita a la organización demostrar que los productos que suministran cumplen con los requisitos de sus clientes, así como los requisitos reglamentarios que les son de aplicación en materia de seguridad alimentaria.

El hospital se ha sometido a una renovación del certificado donde especialistas han supervisado todos y cada uno de los procesos que se siguen desde la recepción de los productos hasta que los platos llegan cocinados a las habitaciones de los pacientes.

En la cocina del hospital se preparan diariamente cuatro comidas por paciente hospitalizado, teniendo en cuenta su patología, y siguiendo estrictas medidas de seguridad e higiene.

El Hospital Infanta Margarita viene trabajando en la adaptación de infraestructuras, la instalación de equipos de alta tecnología, un amplio desarrollo documental y una reorganización de espacios y trabajo en las instalaciones de la cocina para adecuarse a los requisitos solicitados. Asimismo, el personal del servicio de alimentación se ha formado a través cursos e instrucciones formativas y charlas de concienciación.

Esta renovación supone un estímulo para todos los profesionales que trabajan en el servicio de alimentación del hospital, así como una garantía para los ciudadanos que ingresan en el centro.