Cabra cerró en la noche de ayer la Feria y Fiestas en honor a María Santísima de la Sierra con la celebración de la festividad de la patrona de los egabrenses. La tradicional procesión del 8 de septiembre, con la que se pone fin a cinco días de festejos, comenzaba a las 20.30 horas en la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y Ángeles.

Una amplia comitiva acompañó durante más de cuatro horas a la Virgen de la Sierra en procesión. La imagen fue engalanada con el manto y la corona que estrenara en la coronación pontificia en el año 2005.  En el trono, no faltaron las 800 varas de nardos, flor estrechamente ligada a la imagen egabrense.

Pasada la medianoche, la Virgen de la Sierra llegaba a la Plaza Vieja, donde un extenso número de fuegos artificiales inundaron de color la noche egabrense y marcaron el final de estas fiestas de 2017.